mares vacíos

CÓMO LA SOBREPESCA Y LA POLUCIÓN ESTÁ ACABANDO CON LOS MARES.

Tenesoya Méndez González, (2ºARA) IES La Laboral

Pesca de arrastre

LA PESCA: LA PEOR AMENAZA PARA LOS OCÉANOS

Los mares se están quedando vacíos. Se están pescando más peces de los que nacen, es decir, no se deja suficiente tiempo para que las poblaciones de peces vuelvan a regenerarse. Esto se traduce en una sobreexplotación del mar. Según el último informe de la FAO, el 90% de las reservas de peces están sobreexplotadas. 

¿Hay esperanza para el futuro?

La desaparición de las especies de peces podrían tener efectos devastadores en los ecosistemas. Esto se debe a que los peces más pequeños sirven de alimento para los más grandes, mientras que otros cumplen un papel regulador para que otras plantas o corales crezcan sanos.

Otro problema que trae la pesca es la captura accidental o bycatch.

Según la FAO, el 40% de la captura global no son especies “target”. Muchos de ellos pueden ser peces que se encuentran en peligro de extinción, o incluso tortugas, ballenas, delfines, tiburones, focas…

En total, se capturan al año involuntariamente  38 millones de toneladas de criaturas marinas. Una gran cantidad de esto es arrojada al mar como “basura”, muerta, agonizante o gravemente herida, o se desecha en tierra. 

Son capturadas 300.000 ballenas pequeñas y delfines. 250.000 tortugas bobas en peligro de extinción y tortugas laúd en peligro crítico de extinción. 300.000 aves marinas, incluidas 17 especies de albatros.

Los tiburones son los más afectados por el bycatch. En términos numéricos, los tiburones son la especie de captura accidental más importante en las principales pesquerías de alta mar del mundo. Los tiburones azul, martillo, dientuso, marrajo, zorro y gran blanco se encuentran entre las especies más afectadas.

La pesca tiene también otra devastadora consecuencia: Las redes “fantasma”. Auténticas máquinas de matar. Entre 500.000 y 1 millón de toneladas de redes de pesca se abandonan o se pierden en el océano cada año. Las redes, palangres y cuerdas desechadas representan el 50% de la Gran Mancha de Basura del Pacífico.

Isla de basura es tres veces más grande que Francia

Además de la pesca industrial, la pesca recreativa, es decir, con anzuelo, también es un gran problema.

Cada año mueren unas 200.000 aves, sólo en la Unión Europea, víctimas de los anzuelos. El problema surge porque el anzuelo lleva un cebo (sardinas, anchoas, etc) que atrae a las aves, de forma que, al capturarlo, quedan enganchadas en la inmersión.

Las aves mueren hundidas, enredadas en las líneas de anzuelos o agonizando cuando el pescador no llega a cortar el sedal para salvarlas. 

El ave más afectada por esto, que se sepa, es la pardela balear, que sólo cría en las Islas Baleares y de la que quedan unas 3.000 parejas. Su población cae a un ritmo del 14% anual, por lo que se teme que en 60 años pueda desaparecer si no cambia esta tendencia.

Además, no sólo el mar se está quedando vacío, sino también los ríos y lagos de agua dulce. Un informe advierte sobre una disminución “catastrófica” de los peces de agua dulce, con casi un tercio en peligro de extinción. Ese hecho no es tanto debido a la pesca, sino al mal estado de los ríos, la polución tanto química como de plástico, eutrofización…

Estas consecuencias devastadoras de la sobrepesca y la polución, también tienen efectos en aquellas poblaciones humanas que su única fuente proteica es el pescado y que dependen de él para su supervivencia.

Pedro el cazador de sirenas (II): la carnaza de Pedro

Aunque muchas veces las grandes corporaciones son las responsables de la contaminación del mar, nosotros también tenemos algo que hacer al respecto. Aquí van algunas ideas: 

– Comer pescado no es esencial para las personas que no dependemos de la pesca para sobrevivir y vamos al supermercado, así que podemos evitarlo. Lo único necesario del pescado es la proteína y el omega 3, que también podemos encontrar en alimentos vegetales, por ejemplo, las legumbres que son un alimento rico en proteínas, diversas semillas como puede ser la chía o el lino que nos aportan omega 3 e incluso el aguacate, que es la mayor fuente de esta grasa.

– Eliminar el plástico de un solo uso y limitar el uso de plástico en general.

– Utilizar productos de limpieza y cosméticos que no contengan microplásticos ni otros componentes dañinos para el mar.

– En verano, buscar cremas solares “Reef Friendly” o “Ocean Friendly” (cremas sin filtro químico es decir, biodegradables)

– Lavar la ropa sintética en unas bolsas especiales para evitar que los microplásticos que sueltan acaben en el mar.

Hay muchas maneras de contribuir y proteger el ecosistema. Y ayudar es una decisión personal, pero que afecta a todos. Y tú, ¿quieres contribuir? Hay millones de formas de hacerlo y son todas muy sencillas, al menos, si hay voluntad de cambiar nuestros hábitos. También puedes tener en cuenta otros ámbitos como puede ser el político y dar tu voto a gobiernos que contemplen medidas para preservar el medio ambiente.

Defiende a los que no tienen voz y protege el planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s